sábado, 17 de diciembre de 2011

Cuando la envidia es tan mala...

Siempre hablando de nosotras, escribiendo y borrando y creyédonse importantes o algo... ¡Cómo nos partimos el culo del retraso mental y la envidia de otras! Nos necesitan, están obsesionadas con nosotras y nos tienen muy presentes. Luego no tienen cojones de dar la cara pero bueno... Es lo que tienen las cobardes. Está claro que necesitan hablar de nosotras a cada momento, siempre alguna nos vuelve a nombrar. Parece que algo se va a pique y tienen que reflotarlo como sea y qué mejor que hablar desde el complejo de inferioridad. Esta es la excusa perfecta para que sigan hablando de nosotras, que nos necesitan en su muro cada día. ¡QUE LES CUNDA!